Imagen

  • Porque los prestamistas valoran negativamente la gran demanda de prestamos que España debe solicitar dado su déficit desbocado y por eso cada vez piden una rentabilidad mayor (poder de negociación).
  • Porque los prestamistas valoran negativamente los altos intereses que el Gobierno de España debe pagar y eso incrementa la falta de liquidez de España y nos acerca a la insolvencia.
  • Porque los prestamistas valoran negativamente que España se acerque a un peligroso nivel de insolvencia y eso sitúa los productos financieros que emite como activos de riesgo creciente y algo incontrolado.

    Y ante eso, sigue creciendo la necesidad de financiación en lugar de reducirse, ergo…, la prima de riesgo sigue subiendo.

    Anuncios